Sábado, 01 Marzo 2014 05:26

Visitas

Rate this item
(1 Vote)

Inapropiada denominación que refiere al contacto que tiene el progenitor no tenedor (en el 90% de los casos, el padre) con sus hijos luego de la separación o el divorcio. En otros países se lo ha dado en llamar derecho de comunicación o derecho al trato. Nosotros preferimos hablar de convivencia pues un padre o una madre, en ninguna circunstancia, debe ser visitador de su propio hijo.

Luego de la separación o el divorcio es recomendable convenir o solicitar la fijación de un régimen de convivencia cuando no, la tenencia compartida. El régimen a solicitar dependerá de la edad del niño, la distancia entre los domicilios de ambos padres, la actividad laboral del solicitante y las actividades del niño. Algunos jueces aún consideran inapropiado que un niño menor de 3 años pernocte en casa de su progenitor no tenedor.

Es conveniente dejar establecido días, horarios y lugar de retiro y reintegro, pero, además, el régimen para las fiestas tradicionales, día del niño, día de reyes, cumpleaños del niño, cumpleaños del padre/madre, día del padre/madre, vacaciones (de verano, turismo, julio y primavera), licencia anual del solicitante y toda otra fecha que resulta importante para quien solicita el régimen.

A partir del 24/09/2004, fecha en que comenzó a regir el Código de la Niñez y la Adolescencia, el derecho de visita quedó expresamente regulado. Según lo establece el art. 38 “todo niño y adolescente tiene derecho a mantener el vínculo, en orden preferencial, con sus padres, abuelos y demás familiares y consecuentemente, a un régimen de visitas con los mismo”. El Juez podrá incluir a otras personas con las que el niño haya mantenido vínculos afectivos estables.

 

Determinación

La fijación de las mismas se realizará de común acuerdo entre los padres. De no existir acuerdo, o de impedirse o limitarse el ejercicio del derecho de visita, será el Juez de Familia quien lo fijará.

Incumplimiento

El progenitor que deba entregar al niño o adolescente o permitir su visita, y se negara a hacerlo, habilitará a que el progenitor afectado comparezca ante el Juez de Familia de Urgencia. Éste hará comparecer de inmediato al progenitor incumplidor realizándose dicha convocatoria a través de la policía. En caso de incomparecencia, podrá ser conducido por la fuerza pública.

El Juez de Familia de Urgencia escuchará a ambos padres y de ser inmotivada la negativa al cumplimiento del régimen vigente, dispondrá la entrega del niño o adolescente al progenitor que lo reclama.

Incumplimiento de quien goza del régimen de visitas: el progenitor que detente la tenencia de hecho o judicial del niño o adolescente podrá recurrir al Juez de Familia competente para explicar la situación y hacerle saber las repercusiones que el incumplimiento está provocando en el niño o adolescente.

Sanción por incumplimiento: el incumplimiento reiterado o grave del régimen de visitas vigente, podrá originar la variación de la tenencia sin perjuicio de las sanciones pecuniarias que el Juez fije a solicitud de parte o de oficio.

Marco Legal: Artículos 38 a 44 del Código de la Niñez y la Adolescencia.

 

Read 1859 times Last modified on Sábado, 01 Marzo 2014 05:48
More in this category: « Restitución de Menores
Login to post comments